Odisea en Monociclo… Santiago – Baños Morales (10-02-2010)

El lugar: El Cajón del Maipo un encajonamiento del sector andino ubicado en la zona suroriental de la Región Metropolitana, Chile. Corresponde a la alta cuenca del río Maipo (sobre 900 msnm), donde es encajonado por cerros, farellones y macizos. La zona además cuenta con una serie de ríos confluentes como el río Volcán, río Yeso y el Colorado, y otros esteros como el San Gabriel, El Manzano y San José.


La localidad principal es San José de Maipo, capital de la comuna que abarca todo el sector cordillerano de la Región Metropolitana. Los pueblos al ir adentrándose hacia la cordillera son La Obra, Las Vertientes, El Canelo, El Manzano, Guayacán, San José de Maipo, El Melocotón, San Alfonso, El Ingenio, San Gabriel y Melosas, Los Maitenes, Alfalfal, El Romeral, Queltehues, El Volcán, Baños Morales y Lo Valdés. [Fuente: Wikipedia]

El objetivo: Junto con mi amigo y compañero Nicolás, intentaríamos cubrir la distancia que hay desde Santiago (comuna de La Florida) hasta Baños Morales. Muchos nos mencionaron la distancia, la verdad que comprendíamos una distancia de al menos 100 kilómetros y un poco más, pero finalmente (luego de conversar con gente del lugar) la distancia total es de aproximadamente 76 kilómetros (Santiago-Baños Morales), lo que resultó favorable para nosotros.Nuestra idea era ir, llegar a un refugio (donde mis tíos) y luego de unos días, regresar los mismos 76 km. Cubriendo en total 152 kilómetros aproximadamente.

El equipo: Mi querido amigo me acompaña en una bicicleta Trek 820 la que cargamos con lo necesario para sobrevivir: sacos de dormir, comida, herramientas, etc. Yo, por mi parte, montaría mi monociclo aro 26, con sus bielas de 130 mm y mi mochila cargada con varios litros de agua, comida, etc.

La Historia

La verdad quisiera partir por las cosas que no salieron bien, o mejor dicho, que no salieron como esperábamos. De la gran travesía, pudimos sólo concretar la ida, ya que el esfuerzo, el sufrimiento y el dolor fueron superiores a las ganas. Las cosas fueron así:Partimos a las 6 de la mañana el día miércoles 10 de febrero de 2010, pedaleando muy nerviosos, por todo lo que nos esperaba. El camino rueda sin mayor novedad durante todo el trayecto, con camino pavimentado y un clima ideal, un lindo día para pedalear.

Muy temprano llegamos a San José de Maipo, a unos 30 km de Santiago, comimos algo y continuamos, sin tomar mayores descansos, ya que todo iba muy bien. Aproximadamente a las 12:30 llegamos a San Gabriel, el último pueblo donde encontramos camino pavimentado, de ahí, hasta nuestro destino, nos separan unos 25 kilómetros de camino de tierra, con camiones y lleno de polvo. En San Gabriel decidimos descansar, rehidratarnos, comer algo, reabastecernos de agua, y estar un par de horas descansando. Pensamos en la posibilidad de esperar a que atardeciera, para no cubrir ese tramo con el sol. Pero al ser apenas las 3 de la tarde y al atardecer a las 8 o 9, decidimos continuar…

El camino comienza casi amistosamente, ya que a los caminos de montañas les echan sal, lo que crea un suelo muy parecido al pavimento, cruzando el puente de El Volcán, comienza la tortura: una enorme subida que logré pedalear unos 200 metros, para luego rendirme y caminar. Desde ahí comenzaron los problemas, un camino terrible, lleno de rocas y polvo, se podía pedalear, pero ya los casi 50 kilómetros que llevábamos, hacían que el cansancio afectara sin dudas el equilibrio.

No pasó mucho tiempo antes de que paráramos a un lado del camino, ya que comenzamos a tener problemas con la bicicleta e incluso a dudar del resto del camino que nos faltaba, que era mucho.

Gran parte de estos 25 kilómetros, eran imposibles de pedalear en monociclo, por cosa obvia, si no era el polvo que hacia enterrar la rueda y caer, eran las subidas, las rocas, el cansancio, el peso de la mochila, etc. Simplemente aprovechábamos las partes “planas” de la carretera para avanzar y caminar las subidas, bajo el sol más ardiente del mundo.

No recuerdo bien la hora, han de haber sido las 4 o 5 de la tarde cuando llegamos a un cabrerío (un pequeño “oasis” con árboles y animales de pastoreo) a unos 15 km de nuestro destino, ahí terminaron por agotarse las energías. Mi amigo Nicolás cayó rendido ante el esfuerzo, tratamos de recuperarnos pero ya no se podía, decidimos entonces que yo seguiría esos 15 km hasta llegar a destino, donde luego volveríamos en auto por él y la bicicleta, y así fue… Dejé la mayoría del peso, llevé algo de agua, y seguí, ahora con el peso de estar obligado a llegar, por ayuda, más que por logro.

Cuando vi que ya no quedaba nada, la emoción llegó, vi lo que habíamos logrado, y yo montando sobre mi uniciclo, había recorrido los 76 km de distancia, en un camino de montaña dificilísimo, luego de aproximadamente 12 horas de travesía interminable.

Concluimos que nuestra travesía no cubrió ni 1/3 de la distancia que esperábamos conseguir, pero ha sido la aventura más increíble que he tenido en mi monociclo de ruta; y, sin duda alguna, la más difícil que alguien se haya planteado en esta carretera. El objetivo fue un éxito, más que por los kilómetros recorridos, más que por la difícil carretera de montaña que recorrimos, sino porque, luego de concluida nuestra travesía, ahora somos mejores amigos.

De antemano quiero agradecer a:

– Mi mamá: por darme permiso y apoyarme en conseguir esto.
– Mi hermana: simplemente por creer en que no me rendiría.

– Mis tíos: por ser como mis segundos padres

– Nicolás: por ser un buen amigo y compañero, por haber hecho esto posible.

– A mis amigos: por creer que estoy loco y apoyarme igual.

– Carlos Medina: por insistirme en que si acaso estaba seguro, por entregarme el apoyo y el ánimo.

Ahora dejo ante ustedes, los videos que logramos grabar, supongo que dicen mucho más que todo lo escrito acá. Es el registro de lo que hicimos, porque lamentablemente incluso, bajo tantas caídas y polvo, el contador de kilometraje de mi monociclo falló.

Fuente de la noticia: http://mono-ciclo.blogspot.com/2010/04/primera-travesia-en-monociclo-santiago.html

Más info: http://www.monociclos.es/foro/viewtopic.php?t=4690

1 comentario en «Odisea en Monociclo… Santiago – Baños Morales (10-02-2010)»

  1. amigo, gran hazaña la lograda junto a tu compañero de viaje.
    la verdad es que para mi es grato saber que dia a dia has ido creciendo y avanzando con este deporte, y tambien ilusionado con la posibilidad concreta que tienes para enseñarlo al mundo y abrir los ojos del pais a nuevas maneras de hacer deporte, ojala y todo te salga bien, y que tus proyectos marchen sobre ruedas, perdon rueda, sin s..!

    Responder

Deja un comentario